Canto/Salmo

Criaturas todas del Señor Bendecid al Señor
Ensalzadlo con himnos por los siglos Bendecid al Señor
Cielos bendecir al señor Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Sol y luna alabadlo Bendecid al Señor
Todos los astros del cielo Bendecid al Señor
Lluvia y rocío bendecidle Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Vientos todos alabadlo Bendecid al Señor
Fuego y calor alabadlo Bendecid al Señor
Fríos y heladas bendecidlo Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Rocíos y nevadas alabadlo Bendecid al Señor
témpanos y hielos alabadlo Bendecid al Señor
Escarchas y nieves, bendecidle Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Noche y día, alabadlo Bendecid al Señor
Luz y tinieblas, alabadlo Bendecid al Señor
rayos y nubes, bendecidle Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Bendiga la tierra al Señor, Bendecid al Señor
Que todos ensalcen a Dios Bendecid al Señor
Benito, bendito el Señor Bendecid al Señor
Montes, cumbres y montañas, Bendecid al Señor
cuanto germina y crece en la tierra, Bendecid al Señor
Bendito, bendito el Señor Bendecid al Señor

Fuentes y mares y ríos, Bendecid al Señor
Fieras, aves y ganados, Bendecid al Señor
ensalzadlo con himnos por los siglos Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Alabad a nuestro Señor Bendecid al Señor
Hijos de los hombres bendecidlo Bendecid al Señor
bendiga Israel al Señor. Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Sacerdotes del Señor alabadle Bendecid al Señor
siervos del Señor alabadle Bendecid al Señor
Almas y espíritus justos Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Ananías, Azarías, Misael Bendecid al Señor
ensalzadlo con himnos por los siglos. Bendecid al Señor
Bendito, bendito el Señor Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Alabad a nuestro Señor Bendecid al Señor
Aleluya, Amén Bendecid al Señor
Aleluya, Amén Bendecid al Señor, Bendecid al Señor

Tantas cosas en la vida nos ofrecen plenitud,
y no son más que mentiras que desgastan la inquietud.
Tú has llenado mi existencia al quererme de verdad.
Yo quisiera Madre Buena amarte más.

En silencio escuchabas la Palabra de Jesús,
y la hacías pan de vida meditando en tu interior.
La semilla que ha caído ya germina, ya está en flor.
Con el corazón en fiesta cantaré.

Ave María, ave María.
Ave María, ave María.

Desde que yo era muy niño has estado junto a mí,
y guiado de tu mano aprendí a decir sí.
Al calor de la Palabra nunca se enfrió mi fe,
y en la noche más oscura fuiste luz.

No me dejes Madre mía, ven conmigo al caminar;
quiero compartir mi vida y crear fraternidad.
Muchas cosas en nosotros son el fruto de tu amor.
La plegaria más sencilla cantaré.
Ven a la fiesta es el momento de rezar y de cantar,
hoy celebramos que en nuestras vidas
Dios viviendo siempre está.

Ven a la fiesta a participar
nos hace falta tu calor
Jesús te invita para celebrar su amor
atento tu estarás a responder por eso...