Bienvenida tu misericordia

Bienvenida tu misericordia
Bienvenida tu consolación
Bienvenida tu dulce presencia.
Bienvenido seas Señor.

Tú no te tardarás
Tú nos defenderás
Tú nuestras lágrimas enjugarás

Tú nos sorprenderás
Tú buen refugió serás
Tú nuestras lágrimas enjugarás.